Alex Hutchinson, un director en Google Stadia, ha comentado que los creadores de contenido, streamers, deberían pagar algún tipo de regalía a desarrolladores y editores por emitir sus juegos. Hutchinson fue el creativo detrás de superproducciones como Far Cry 4, Assassin's Creed III y el éxito The Sims 2, y su anterior estudio -Typhoon- que lanzó Journey to the Savage Planet este año fue adquirido por Google para formar parte de su división de juegos. En una serie de mensajes en Twitter, el director creativo dice que los videojuegos son la única industria del entretenimiento que permite que los streamers creen su contenido sin devolver ningún tipo de beneficios a los estudios. 

"Los streamers preocupados por la retirada de su contenido por utilizar música que no han pagado deberían estar más preocupados por el hecho de emitir juegos por los que no han pagado -derechos, se entiende-. Esto se terminará una vez los editores decidan hacer cumplir -este derecho-. La verdad es que los streamers deberían pagar a los desarrolladores y editores por los juegos que retransmiten. Deberían comprar una licencia como en cualquier negocio real y pagar por el contenido que utilizan". 

 
"Unas declaraciones que no han gustado a los streamers" 

Las declaraciones han causado una gran polémica, y en menos de un día ha conseguido más de 16.000 retweets y más de 15.000 contestaciones que indirectamente lograron convertir Stadia en tendencia mundial de la red social. DanTDM, un popular youtuber con 23 millones de seguidores, criticó la opinión de Hutchinson: "La cantidad de exhibición que streamers y youtubers dan a los juegos por jugarlos vale mucho dinero. Algunos juegos ahora sólo se publicitan mediante influenciers porque es una estrategia fuerte y funciona. Tú eres un director creativo en Stadia. Stadia literalmente me pagó, y a otros tantos, para anunciar sus productos". 

 
Ryan Wyatt, jefe de la sección de juegos, comercio e inmersión de Youtube, y que por tanto también es miembro de Google, salió en defensa de los streamers para describir la relación simbiótica entre editoras y youtubers, con beneficios mutuos. 

Publicar un Comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente